¿Es el anquilostoma Tubaeforme zoonótico?