¿Son peligrosos los latidos ectópicos frecuentes?