¿En qué se parecen el temor y la amenaza?