¿Se puede arreglar la pronación?