¿Se pueden deducir las pérdidas en acciones?