¿Por qué aceptó Sócrates su destino?