¿Los bienes privados son rivales?