¿Realmente los Caballeros hacían justas?