¿Es querer un verbo que cambia de raíz?