¿Cómo muere un proyecto de ley?