¿Merece la pena un certificado de asistente dental?