¿Cuál es la lección moral de la historia del oso y el hombre acostado?